Mi Blog Personal

Un espacio para escribir

Mi Estado De ánimo

Este artículo será sencillo. Se trata de mis análisis en cuanto al estado de ánimo que debemos tener. Me parece que hay dos opciones en general:

  1. Depender de las  circunstancias para definir su estado de ánimo:

Lo he experimentado, de esta manera, si me pasa algo que considero que me afecta, me pongo de mal humor, o triste o simplemente desanimada. Pero, si esa situación cambia o de repente tengo una alegría mi estado de ánimo cambia repentinamente de triste :-( -> a alegre :-D

Sinceramente, se me viene a la mente una de estas banderitas de las ruedas de la suerte que se mueven cada vez que la rueda pasa, y me imagino que ese es mi estado de ánimo, super volátil, ligero, inconstante. Pasé días de mi vida en esta actitud, a sabiendas que todas las frases y lecturas de crecimiento personal, dicen que debo sonreir, si me caigo en un charco debo reirme, si me duele la espalda y me tropiezan fuerte en el metro debo carcajearme y si me duele una uña del pie y viene un señor grandote y me pisa debo carcajearme hasta más no poder. Bueno, esto es en sentido figurado, era para que se rieran un poco. Lo que realmente dicen todas esas lecturas es que no nos dejemos afectar por los altibajos, que mantengamos nuestra alegría por encima de todo, eso no es fácil y es de lo que se trata la opción dos.

  1. Andar con un gozo constante y permanente. Esto sí que es difícil, como todos notarán. Cuál será el secreto para lograrlo. La biblia nos habla del carácter de Jesús, nuestro Señor, quien tenía un temperamento firme y constante pese a las circunstancias, cuál sería el secreto de Jesús. Yo, en mi humilde opinión comento que se debe a la comunión con el Padre que Él mantenía, sí, asímismo como lo leen. Esa comunión espiritual con este ser maravilloso que nos llena como una vasija cuando estamos vacíos y agotados. Quien nos deja reposar en su palabra. Yo decidí esta opción.

Decidí la opción dos porque he experimentado ambas opciones, y en la primera me he sentido sin rumbo, me he sentido tan dependiente de las circunstancias externas, que no me parece que tiene sentido para mí, yo quiero algo mejor para mí, quiero de eso que tenía y tiene Jesús, quiero esa firmeza y esa paz interna que sólo la consigo yendo a su fuente.

No lo tomen a modo religioso, es la verdad, y los invito a tomar la opción dos, sólo a modo de prueba y luego pueden comentarme cuál prefieren uds, eso sí, después de probar la opción 2.

Un abrazo :-D

Tweet